Δευτέρα, 22 Ιανουαρίου 2018

Prólogo de Julio Llamazares al libro Apuntes TraLiterarios de Konstantinos Paleologos

El griego inverso

Malacostumbrado como estoy a que los demás escriban sobre mis libros, se me hace extraño hacer yo lo mismo del de otro, máxime si ese otro es el autor de una tesis doctoral sobre mi literatura, la primera, por cierto, que se dedicó a ella cuando uno aún no estaba ni a la mitad siquiera de su carrera literaria. Fue una llamada desde Granada la que me informó de ello, pero lo que más me sorprendió fue que el autor fuera un estudiante griego cuyo nombre remitía a los antiguos héroes de la historia helénica: Konstantinos Paleologos. Su aparición en mi casa, en Madrid, a los pocos días de esa llamada aumentó la sorpresa inicial por cuanto el griego al que yo esperaba medía casi dos metros y hablaba el español a la perfección. No sólo eso. Ante mi desorden, del que yo le había avisado por teléfono, el espigado griego se encargó de ordenar y fotocopiar el centón de recortes de prensa con críticas y entrevistas que yo le di en una caja y de devolvérmelos encuadernados y sin polvo, como debería haberlos tenido yo si en aquella época no trasnochara a diario y viviera como si la vida fuera a durar una eternidad.
          Konstantinos Paleologos, del que con el tiempo me haría amigo y él, a su vez, traductor de mi obra, ha seguido desde aquella lejana mañana madrileña atento a mi producción literaria, revisándola y estudiándola hasta el punto de que me atrevería a decir que es uno de los que mejor la conoce. En este libro con sus artículos teóricos hay varias alusiones a ella y continuamente, aquí y allá, en congresos literarios o en encuentros de Universidad, expone sus teorías sobre mis libros, algunos de los cuales, ya digo, ha traducido él mismo a su idioma y hasta buscado editor para que sus compatriotas pudieran leerlos. Pero ahora me toca mí hablar de esos textos teóricos y me alegro enormemente de que sea así, no sólo por devolverle una parte mínima de todo el trabajo que ha hecho en mi favor sino porque ese trabajo tiene un interés autónomo, independientemente de que en él siga habiendo alusiones a mis obras. Ahora es Konstantinos Paleologos, el griego inverso (por hispanista y por su amor a España, cuando lo habitual es que seamos los españoles los enamorados de la cultura griega, de la que procedemos), el autor y yo el analista, si es que un escritor puede sentar cátedra de la obra de otros, cosa de la que personalmente dudo mucho.
          Apuntes traLiterarios. Literatura y traducción, el libro que tengo el honor de prologar, es, como el título indica, una recopilación de aproximaciones teóricas que Konstantinos Paleologos, después de años de dedicación a ambas disciplinas, la enseñanza y estudio de la literatura y la teoría y la práctica de la traducción, ha enhebrado a propósito de conferencias y publicaciones, abordando diversos aspectos de aquellas, juntas o por separado. La relación de los textos que aquí se presentan habla de su variedad, pero en todos se advierte un interés por el canon literario, esa frontera de lo literario que algunos discuten quizá por mala conciencia, y por la literatura española, especialmente la narrativa, que es el campo de estudio de su predilección. Como señala en la introducción que sigue a este prólogo, este es un libro de miradas («propias y ajenas, documentadas y sesgadas, atrevidas y conservadoras») sobre la literatura en todas sus manifestaciones. Al autor le interesan «el peso de los cánones literarios en la consagración (u olvido) de los autores, la influencia de las promociones literarias en la pervivencia de ciertos autores y obras, la conformación y la vigencia del concepto de la literatura mundial y el papel que desempeña en ella la labor de los traductores». Un abanico de prospecciones teóricas, pues, que permitirá al lector adentrarse a la manera de Ulises por múltiples vericuetos y, a la de Don Quijote, contraponer sus propias ideas con las del autor, parapetado aquí tras el disfraz del teórico pero que no disimula su condición de escritor y lector atento a todo lo que se publica, no sólo en Grecia y en España, sino a nivel mundial.
          Luego está su faceta de traductor, más tardía respecto de las anteriores y en la que yo he tenido parte de culpa (más que yo algunas de mis novelas) y que aporta a este libro un par de capítulos de interés especial para los traductores. Así los dos últimos, que hablan del canon literario y de la influencia de los traductores en su conformación, con el caso de la traducción del español al griego como ejemplo, y de la importancia de la enseñanza en la formación de los aspirantes a traductores, utilizando aquí como decisiva la colaboración de los escritores a ella. Un tercer texto, el titulado «Cruzando fronteras», regresa al papel de los traductores en la formación del canon literario, algo que, como se ve, a Konstaninos Paleologos le preocupa mucho.
          En síntesis, se trata este libro de un ramillete de textos teóricos, de hojas aquí reagrupadas del cuaderno de bitácora de un Ulises moderno cuyo camino inverso, de Grecia a España en vez del que dicen que hizo el héroe homérico, ha llevado a su autor hacia el núcleo de dos pasiones personales, lo español y la literatura, a las que la traducción ha fundido en una como el viajero comprenderá al leer estas páginas. Que uno, como escritor, recomienda no sólo a los profesores de Lengua y de Traducción sino a todas aquellas personas interesadas en comprender el misterio de la literatura.


Madrid, 2017

El libro de Konstantinos Paleologos Apuntes TraLiterarios. Literatura y Traducción, con prólogo de Julio Llamazares, se publicará en 2018 por la editorial malagueña e.d.a libros.

Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου